8 consejos para tener sexo cuando se tienen hijos.

225
Anuncios

No es un secreto que cuando los niños llegan, la intimidad de la pareja se ve afectada. Pero la verdad es que nuestra sexualidad no tendría por qué verse dañada cuando los niños son el centro de nuestro hogar, ni mucho menos nuestros sueños, deseos y metas. Claro que esto es fácil decir y muy difícil de hacer.

Pongamos las cosas en perspectiva: aunque suene difícil decirlo, los niños crecerán y formarán su propia familia. ¡Todo es un ciclo! Por esa razón, no debes frenar lo que tanto deseas, incluyendo tus proyectos personales y claro, tu sexualidad.

La llegada de un bebé es la consecuencia del amor de ambos y aunque son un regalo de la vida nunca se debe olvidar que ante todo somos personas; por lo tanto, también debemos dedicar tiempo a nosotros.

El famoso sexólogo y autor de libros sobre sexualidad Ian Kerner da consejos para que todas las mamás puedas disfrutar de su vida sexual y afectiva con su pareja, a pesar de tener niños.

Dormir con los hijos es muy lindo, pero este acto puede convertirse en un habito (muy arraigado) y es posible que comience a dañar la relación en pareja. Y es que luego de un día largo, el punto de encuentro es la cama. Por lo tanto, el bebé tiene que dormir solo. A las madres nos cuesta un poco asimilarlo, pero es lo mejor para todos.

La clave para organizar tu vida y separar cada momento, es tener horarios. Hay momentos para jugar, estudiar y descansar. De esta manera, se hacen una rutina y tú ya sabes a qué hora tienes tiempo para ti y para tu pareja.

Si tu bebé se despierta por las noches y duerme durante el día, el hecho de que ambos trabajen no es excusa para no fortalecer la intimidad. Levántense más temprano para tener algunos minutos juntos o si algún día de la semana ambos salen temprano de la oficina pueden planear unas horas a solas. Los niños en ese tiempo pueden estar en clases de natación, fútbol o gimnasia.

Por otro lado, es fundamental canalizar la intimidad sexual fuera de la habitación: estudios demuestran que un abrazo de 30 segundos aumenta la oxitocina en hombres y mujeres. La oxitocina es la hormona del amor y permite sentir confianza. La intimidad no solo debe ser sexual sino también afectiva.

Anuncios