El momento en el que todo cambió para siempre en la relación entre el príncipe Carlos y Lady Di

279
Anuncios

No fue como en los cuentos de hadas que leímos en la infancia. El matrimonio de Diana de Gales y el Príncipe Carlos dio que hablar desde el primer momento. La deslumbrante imagen de Lady Di, que encantaba no solo con su belleza sino que también con su sencillez y ese don especial que siempre la caracterizó y que tocó el corazón de muchos, que la volvió cercana a su gente, en algún momento dejó de ser del gusto de Carlos. De algún modo, la imagen de Diana ya no era la misma después de su popularidad. Te contamos los detalles.

Los motivos de fondo

La prima de la Reina Isabel II, lo manifestó en una entrevista. Lady Elizabeth Anson, sacó a la luz detalles de la vida matrimonial de Diana y Carlos que no eran conocidos. La revista People Magazine publicó una extensa entrevista hecha a Elizabeth en la que ella lo cuenta todo. Según la prima de la reina, el Príncipe Carlos de Gales sentía envidia de Lady Di.

La misma explica que no pasó mucho tiempo, luego de que Diana y Carlos contrajeran nupcias, para que la pareja comenzara a tener problemas. Desde las primeras apariciones en público de la pareja, Diana siempre se llevaba la atención y se fue ganando rápidamente la admiración de su público. Carlos comenzó a ver eso como una amenaza. Describe Elizabeth que la reacción de Carlos no se hizo esperar, pues al tiempo de casados en 1981, él se dio cuenta que quien adquiría popularidad era Diana y que eso le hacía sombra.

“Diana se transformó en una muy bella rubia”. Cuenta Lady Elizabeth para hacer mención al motivo por el cual el destino del matrimonio real cambió para siempre. Diana fue convirtiéndose en esa princesa encantadora que todos admiraban, seguida por las luces de las cámaras, acaparó la atención del mundo entero. Efectivamente, ella era el centro de atención y Carlos quedaba en segundo lugar. Ella también recuerda que, en un acto en Gales, al que el matrimonio acudió, el Príncipe expresó por primera vez en público: “han venido a ver a mi esposa, no han venido por mi”.

Anuncios