El príncipe William y Kate Middleton no tienen la custodia total de sus hijos

660
Anuncios

La realeza, así como está llena de misterios y de leyendas, también guarda aspectos muy curiosos que para el mundo moderno podría resultar absurdo, pero para ellos no lo es. Los detalles sobre normativas o costumbres no han sido de alcance masivo a lo largo de los siglos, pero en la actualidad han adquirido estado público muchos datos que la sociedad desconocía, algo que la realeza maneja con total naturalidad desde tiempos inmemorables. Así, Kate Middleton y el Príncipe William no cuentan con la custodia total de sus hijos, por más extraño que resulte. Los pequeños están a cargo de la Reina Isabel II. Te contamos por qué.

Los príncipes George, Louis y Charlotte, hijos del Príncipe William y Kate Middleton, se encuentran a cargo de su bisabuela, la Reina Isabel II. Sus padres no tienen la custodia total de sus hijos. Esta misma situación se daría en el caso en que el reciente matrimonio Real, del Príncipe Harry y Meghan Markle decida formar su familia. También ellos deberán ajustarse a esa añeja normativa.

La historia detrás de la ley

Tras las bambalinas de esta ley se esconde una de esas historias de las miles que se han tejido en los entretelones de la realeza, hecho que es común en general, en la realeza europea. Más de 300 años han pasado desde que el Rey Jorge I decidiera imponer esta ley sobre su propio hijo, quien luego fuera el Rey Jorge II. Allá por el año 1700, este rey, que mantenía una pésima relación con su hijo, y sumido en la desconfianza que le generaba esa situación familiar, decidió, mediante una ley, obligar a su hijo a dejar en manos del Rey la educación de sus hijos. La ley expresa claramente que “el soberano es el guardián de los nietos”. De esta manera, el mismo rey se hizo cargo de la educación de los nietos y por lo tanto, las decisiones cruciales sobre la vida de los menores estaba sujeta y en manos de la corona, ello se convertía en asunto de estado.

Pasaron los siglos, los años y ningún rey ha tomado la decisión de derogar esta peculiar disposición, por lo que ha seguido en vigencia por más de 300 años.

Así lo cuenta la especialista en temas de realeza, Marlene Koening, quien además tiene a su cargo el blog “Royal Musing”. Ella cuenta este dato en el portal “News.com.nu”. Explica que es apenas una normativa más de las muchas que existe en la realeza. Si bien no era una reglamentación conocida, ella la publicó comentando este dato curioso por el cual hoy, William y Kate no poseen la custodia total de sus hijos. La Reina Isabel es quien tiene siempre la última palabra en cuanto a las disposiciones fundamentales de los nietos como su educación, fijar o cambiar su residencia, entre otros muchos detalles que hacen a la vida y destino de los hijos.

Anuncios