Falleció “la obsesión de Lady Di” su amante secreto.

88
Anuncios

Oliver Hoare, muere recientemente en Francia a la edad de 73 años, luego de luchar contra el cáncer, este personaje rondo en la polémica durante los años 90 por ser “la gran obsesión de la princesa Diana de Gales”. Según se comenta el galerista era amigo de los monarcas y estaba casado, este era 16 años mayor que la princesa.

Hoare estudió Historia del Arte en la Sorbona antes de empezar a trabajar en la casa de subastas, Christie’s en 1967. Luego se especializó en historia del arte islámico. En 2005 estuvo involucrado en una investigación a los negocios del Sheik Saud Al Thani de Qatar, uno de los principales coleccionistas de arte del mundo.

Diana de Gales mantuvo una estrecha y sospechosa relación con Oliver Hoare, un hombre amante del arte, cercano amigo de la familia real británica, mientras Diana de Gales estuvo con vida. Su historia inicio cuando la princesa tenía 24 años, en una fiesta celebrada en el castillo de Windsor en 1985 con motivo de las carreras de caballos del hipódromo de Ascot. Según argumentan los presentes la princesa quedó impactada con la apariencia del hombre pues este era bronceado, culto y con una simpatía natural que le permitió estar en constante encuentro con la aristocracia británica.

Aunque dicho tema se mantuvo fuera de las publicaciones y el escándalo, son diversas las anécdotas sobre los diversos encuentros ocultos que mantuvieron en su aventura desmesurada. Según rumorean muchos de los trabajadores del palacio la princesa logró infiltrar a Oliver dentro del palacio de Kensington en el maletero de su vehículo. En otra oportunidad los empleados lo hallaron medio desnudo escondido detrás de los arboles cuando intentaba darse a la fuga tras activar la alarma de incendios en medio de la noche.

Anuncios