La adopción es un acto de amor. Pero este es un caso especial, en la que una niña fue tratada casi como un objeto.

544
Anuncios

Afortunadamente, estarían dadas las condiciones para un final feliz.

“Devolución”

La adopción es un proceso que permite que bebés, niños y adolescentes huérfanos o con familias que no pueden acogerlos adecuadamente, puedan encontrar padres que les brinden el afecto que necesitan y cubran sus necesidades materiales en un ambiente de protección.

Un hecho sabido es que mientras más edad tenga la criatura, más difícil es conseguirle una familia, pues la mayoría de las parejas se inclina por adoptar a un bebé antes que a un adolescente.

Y este es un caso de estos.

Ocurrió en Zaragoza, España.

Una pareja “devolvió” a una niña proveniente de la India y que tenía en adopción desde enero de este año.

¿La razón? La menor tenía 13 años y no 7, como aparecía en los papeles de la agencia de adopción Udaan, ubicada en el estado central indio de Madhya Pradesh.

Uno de los hechos que a los adoptantes les llamó la atención fue la altura: la niña medía 1,38 mt, cuando el promedio a los 7 es de 1,20 mt. Además ya tenía la menstruación, por lo que decidieron someterla a exámenes médicos, específicamente pruebas óseas, donde se comprobó que la edad era, “por lo menos”, de 13 años.

Los padres adoptivos dijeron que habían sido “engañados” y no estar preparados para recibir una niña de esa edad. El caso se supo en los medios indios cuando remitieron una carta a los servicios de adopción del país asiático.

La niña fue llevada al Servicio de Atención a la Infancia y Adolescencia del Gobierno aragonés, donde quedó bajo tutela.

Anuncios