Los “Garra rufa” le quitan los dedos por una pedicura

132
Anuncios

Los destinos paradisiacos se han considerado por la sociedad como “utopías” para las temporadas vacacionales, lo cierto en el tema es que uno no termina de conocer las vivencias negativas sobre esto, tras cumplir con las fantasías de viajar. Los turistas marcan una tendencia al llegar a experimentar toda la gama de alternativas que ofrecen los sitios más remotos y maravillosos a la vista, como la comida local, los sitios y tratamientos, pero luego de esto pueden presentarse repercusiones y perjuicios al retornar.

Tal es el caso de Victoria Curthoys, una australiana de 29 años, que planificó sus vacaciones eligiendo un sitio paradisiaco y exótico como Tailandia, que le costó más de unos euros, en sus vacaciones de 2010. Pues tras realizar sus vacaciones le fueron amputados los dedos de su pie derecho en un doloroso proceso por someterse a un tratamiento local de pedicura.

Una vez en el país asiático, llegada al hotel, la joven decidió disfrutar de todos los beneficios que el hospedaje ofrecía y comenzó por el servicio de spa, donde los trabajadores le recomendaron probar un método de pedicura particular que estaba de moda entre los extranjeros visitantes: la “garra rufa”.

Este tratamiento consiste en la inmersión de los pies en peceras con una temperatura estándar que están repletas de peces, los mismos se encargan de retirar la piel muerta por succión pues carecen de dientes, cuando victoria escucho sobre el proceso le pareció interesante y decidió probarlo, pero no sabía que las consecuencias de prestarse a la euforia del momento le costarían tanto, pues su historia tras perder los dedos recorre el mundo.

Anuncios